La XXI Cena Benéfica Ainkaren: una velada mágica

publicado en: Noticias | 0

El pasado viernes tuvo lugar la Cena Benéfica Ainkaren 2018, la número XXI en la historia de Ainkaren. Un evento en el que como cada año se dieron cita invitados, procedentes de ámbitos muy diferentes, pero con unos mismos deseos y convicciones.

Para ser más precisos, más de 200 invitados se congregaron en el salón principal del Gran Hotel para disfrutar de una velada en la que se respiraba amor por la vida y en la que se rendía homenaje a quiénes directa o indirectamente trabajan a diario por preservarla. Sin la ayuda de cada uno de ellos, casi con toda seguridad no estaríamos aquí hoy.

Nada más llegar, en la recepción celebrada previa a la cena, los asistentes se pusieron en manos de nuestro fotógrafo y posaron en varios de los photocalls que la organización de la casa-cuna había dispuesto por la sala. En especial destacamos un photocall temático, situado en el centro del salón, que emulaba a las fotos hechas con una cámara Polaroid y que contaba con elementos de photocall de temática infantil.

Después de la cena, en la que los invitados pudieron disfrutar de un delicioso y exquisito menú, escogido con mucho acierto y detalle, tocaba hablar de lo que nos había reunido a todos allí.

Durante el postre, el presentador del evento profirió un discurso donde relataba todos los logros de la casa-cuna Ainkaren en este año 2018, agradeciendo también a Teresa González, fundadora de la casa, por su dedicación. Sin embargo, en seguida se dio paso a las verdaderas protagonistas de la noche. Dos de las madres de la casa-cuna tomaron el micrófono para contarnos cómo había sido su experiencia en Ainkaren y cómo, tras tres años en ella, por fin iban a marcharse con sus hijos.

Unas se marchan, listas para emprender una nueva aventura, y otras llegan con sus historias en la maleta. Ese era el caso de otra de las chicas que tomaron el micrófono a continuación. Esta joven había llegado a la casa hacía tan solo un mes y quiso contarnos lo que esperaba de la casa y cómo había sido su primer contacto con ella en una entrañable anécdota.

La noche terminó con una rifa en la que se sortearon más de cien regalos entre todos los asistentes y que sirvió para poner el broche de oro final a una noche de ensueño.

Todo el evento pudo seguirse en nuestras redes sociales bajo el hashtag #AinkarenVidaSí. Además, la totalidad de las fotos realizadas durante el evento podrás encontrarlas en nuestra página de facebook pinchando aquí.